Entradas recientes: Eloy Caballero

    Tocino y velocidad

    Tocino y velocidad

    Va uno soltando amarras, así, como quien no quiere la cosa En un pispás, adiós al paraíso de la infancia, al país de Nunca Jamás Allí seguirá Peter Pan, jugando al poliladra y al churro, churrera Sacando frendis del redondel con su chavo de hierro Y cambiando estampas de animales y futbolistas Con la nueva […]

    Radio Marte

    Radio Marte

    A la hora de la comida En Radio Marte Dan el parte Cuentan cosas de la vida De la gente del planeta rojo Eligieron cosmo-papa Se arregló la pata un cojo Se cosechó la patata Se puso el alma en remojo En nuestra terraza con vistas al ecuador sintonizamos la onda y hacemos traza de […]

    O sea, flipo

    O sea, flipo

    ¿Qué? Lombrices en las cejas y tocino en el alma Boinas en los pies y humo en la camisa Grasa en las rodillas y vermú para el perro Churros en el aire y asfalto en la cocina Sed, mucha sed Urracas que van a la peluquería Gafas de culo de vaso que muestran la verdad […]

    Vienen cabras en tropel

    Vienen cabras en tropel

    Por entre los cartones viejos de la abadía Por las ventanas rotas de la nunciatura Por las huertas de melones y sandías Por las avenidas de la amargura Por los huecos de los ascensores quejumbrosos Por los soportales de la plaza principal Por las pensiones de la carretera general Por las almenas de los torreones […]

    Imposible el agua

    Imposible el agua

    Agua imposible en el amanecer del siglo. Emana un sentimiento de pena y decidido estoy a anotarlo todo. Sí. Para luego contarlo, pues que otra pobre cosa puede hacer un gacetillero. Imposible el vino de ese color verde. Añadas venenosas que crecen en las cepas del sueño anotado. Sopor de vasos a medio terminar, turbios […]

Simposio Internacional: Ciencia y Religión en el siglo XXI

Ciencia y religión en el siglo XXI: ¿diálogo o confrontación?

Durante los pasados 10 y 11 de noviembre de 2011 se celebró en la Fundación Ramón Areces de Madrid el Simposio Internacional: Ciencia y Religión en el siglo XXI: ¿diálogo o confrontación? Aquí podéis ver los datos de la convocatoria. Fueron dos dias intensos de conferencias que podéis ver en la web de la fundación http://www.fundacionareces.tv/. Yo asistí a todas las conferencias, salvo a las del viernes por la tarde y os hago aquí un resumen de mis conclusiones personales sobre el simposio.

Científicos y cristianos

El plantel de conferenciantes estaba compuesto por científicos de alto nivel (salvo en el caso del señor Brooke, que es historiador de la ciencia, digamos que también de alto nivel) y al mismo tiempo cristianos, que compatibilizan ambas circunstancias sin ningún problema y no sienten que su fe se vea amenazada por los avances de la ciencia ni que tengan que elegir una visión del mundo frente a otra. Ha quedado claro que el cristianismo presume de no estár ausente de la vanguardia de la ciencia, sino muy al contrario, fomentándola y nutriéndola con figuras de primer orden.

Intercomunicación entre fe y ciencia

Dicho esto, de las charlas se deduce que hoy en día, ciencia y religión son compartimentos separados no sólo para los científicos ateos, sino también para estos científicos cristianos y que, si acaso, alguna vez mientras miran a una galaxia lejana, o a un nuevo exoplaneta, tienen una intuición totalmente subjetiva y emocional de algo más grande que la ciencia que les reconforta en su fe. En estas condiciones el dialogo de la fe con la ciencia es como el diálogo de la fe con la industria cervecera. No tienen nada que decirse, aunque son compatibles en el sentido de que se mueven en realidades distintas, una real y la otra imaginaria.

Mesa de ponentes del simposio Ciencia y religión en el siglo XXI Fundación Ramón Areces Madrid 2011

Fundamentalistas y ultra darwinistas

Exhibiendo un talante no literalista en la interpretación de los escritos sagrados, el profesor Ayala ha llegado a tildar de blasfema la postura de los creacionistas mientras que entre los otros conferenciantes han sido varias las referencias inspiradores pasajes seleccionados de Santo Tomás o San Agustín. Entiendo que esto es lo que se puede denominar creyente moderado, en el sentido de no fundamentalista, pero nadie ha explicado como hace el ejercicio de moderación que le permite aceptar algunos pasajes y rechazar otros.

También en la introducción de la charla del señor Alexander había una crítica contra las posturas ultra darwinistas de Richard Dawkins. Y yo digo: si la teoría de la evolución es cierta, como lo es la de la gravitación de Newton o la de la relatividad de Einstein, o la de los gérmenes de Pasteur, y nadie va diciendo que los ingenieros de la NASA son ultra-newtonianos, ni los físicos del CERN ultra-einstenianos, ni los médicos ultra-pasterianos…¿Qué sentido tiene llamar ultra-darwinista a un biólogo que defiende su visión del mundo que además está soportada por toda la evidencia? Al señor Dawkins lo podremos llamar ateo, pero ¿ultra-darwiniano? Me parece que es un término claramente negativo aplicado a Dawkins de forma gratuita.

San Agustín y Santo Tomás

El recurso a San Agustín, que también ha sido frecuente en las charlas, es sólo válido parcialmente y por supuesto se recurre sólo a la parte presentable de lo que decía San Agustín, en concreto a su interpretación metafórica del Génesis. Y es que San Agustín, venerado como padre de la iglesia, tiene en su haber intelectual la justificación de la imposición por la fuerza del cristianismo, la “persecución constructiva” al hereje, la denuncia y la tortura para obligarle por la fuerza a aceptar a Dios; lo que algunos dicen que sirvió de inspiración a las correrías posteriores de la Inquisición. Santo Tomás de Aquino no le andaba a la zaga en estas opiniones radicales sobre la mejor forma de hacer entrar en razón a los no creyentes.

Es casi seguro que ningún creacionista hoy apoyaría la tortura para forzar a alguien a aceptar el cristianismo, y si lo hace probablemente no será por su condición de creacionista, sino de sádico. Entonces, y según el señor Ayala ¿San Agustín, el defensor de la tortura es un padre de la iglesia y los creacionistas modernos son unos blasfemos? Es innegable que los libros sagrados como la Biblia y el Corán y los escritos de San Agustín y Santo Tomás, incluyen pasajes de gran belleza y sabiduría, pero también es cierto que están llenos de crueldades gratuitas e innecesarias. Frente a la clara postura de los fundamentalistas, que proponen que esos libros han de tomarse en serio en su totalidad, los moderados proponen una lectura selectiva, pero no explican cómo puede realizar esa lectura una persona normal.

Teología selectiva

Las sonrisas de la profesora Wiseman ante las preguntas del coloquio revelaban otro aspecto insólito que tiene que ver también con los libros sagrados. A los educados en el catolicismo a veces nos extraña, pero las preguntas pueriles del tipo: ¿y Adán y Eva también pueden estar en otros planetas (creación en otros mundos)? ¿Y el pecado original cometido en la Tierra, es extensible a toda la creación? son preguntas teológicas legítimas ahora que se investigan los exoplanetas y que no se pueden despreciar con una media sonrisa. Quizás la profesora Wiseman no es la mejor indicada puesto que no es teóloga, pero ella se metió en el berenjenal de esa charla y debería haberlas previsto.

Religión y ciencia no es sólo cristianismo y ciencia

Se ha omitido el análisis serio de la relación ciencia-religión en sentido amplio, es decir, en otras religiones como el islam, en cuyo nombre todavía se ejerce una coacción contra las libertades de las que gozamos en occidente y en especial contra la libertad de expresión: asesinato de Theo Van Gogh, persecución a Salman Rushdie…

Tampoco se ha analizado debidamente la forma en la que el cristianismo, a través de sus grupos de presión e influencias directas, intenta seguir condicionando algunas políticas sanitarias como la de la investigación con células madre o el uso de anticonceptivos para prevenir el sida en África. Por supuesto nadie contempla una posible fundamentalización del cristianismo en Occidente.

Por tanto no es que haya diálogo o confrontación entre ciencia y religión, es que no tienen nada que decirse. A nivel personal cada científico toma su opción subjetiva, si tiene la suerte de no vivir bajo un régimen teocrático, en cuyo caso solo puede tragar o huir arriesgando su vida y la de su familia. A nivel institucional el lobby religioso presiona para imponer sus puntos de vista donde puede y le dejan, y en el caso de las teocracias sigue ejerciendo la coacción como en los mejores tiempos de la edad oscura.

En este enlace te dejo mis comentarios sobre cada una de las charlas: Ciencia y religión el el siglo XXI: charlas.

Comments

This post currently has 4 responses

  • Hace unos días, en la serie de televisión El ministerio del tiempo, se recreaba un juicio de la inquisición en Toledo contra un rabino judío. El abogado defensor pedía la condena para su defendido apoyándose en un argumento de Santo Tomás: “si condenamos a los criminales, ¿no vamos a condenar a los herejes?

    • Me gusta mucho lo que llevo visto de esa serie. Y sobre Tomás, normalmente son los clérigos o las personas de fe las que lo citan o evocan para sus reflexiones filosóficas, pero le disculpan esas crueldades aduciendo que hay que encuadrarlo en su época. Sin embargo no dejan de ser crudezas que quizás a otros personajes históricos no se le perdonarían…

    • Yo creo que esa batalla se perdió con Salman Rushdie. No todo el islam es malo, ni mucho menos, pero parece que los fundamentalistas han comprendido bien la esencia de la intimidación de la masa ciudadana a través del terrorismo, no como magnicidio, sino dirigido normalmente contra escritores, cineastas y civiles indefensos. Así nos amedrantan mejor, porque el magnicidio parece siempre algo que no te puede pasar a ti. Pero bueno, mira si tenemos experiencia en este tema en España, con ETA masacrándonos durante décadas y con el 11-M todavía tan nebuloso…

Deja tu comentario aquí:

Sidebar



A %d blogueros les gusta esto: