Entradas recientes: Eloy Caballero

    Tocino y velocidad

    Tocino y velocidad

    Va uno soltando amarras, así, como quien no quiere la cosa En un pispás, adiós al paraíso de la infancia, al país de Nunca Jamás Allí seguirá Peter Pan, jugando al poliladra y al churro, churrera Sacando frendis del redondel con su chavo de hierro Y cambiando estampas de animales y futbolistas Con la nueva […]

    Radio Marte

    Radio Marte

    A la hora de la comida En Radio Marte Dan el parte Cuentan cosas de la vida De la gente del planeta rojo Eligieron cosmo-papa Se arregló la pata un cojo Se cosechó la patata Se puso el alma en remojo En nuestra terraza con vistas al ecuador sintonizamos la onda y hacemos traza de […]

    O sea, flipo

    O sea, flipo

    ¿Qué? Lombrices en las cejas y tocino en el alma Boinas en los pies y humo en la camisa Grasa en las rodillas y vermú para el perro Churros en el aire y asfalto en la cocina Sed, mucha sed Urracas que van a la peluquería Gafas de culo de vaso que muestran la verdad […]

    Vienen cabras en tropel

    Vienen cabras en tropel

    Por entre los cartones viejos de la abadía Por las ventanas rotas de la nunciatura Por las huertas de melones y sandías Por las avenidas de la amargura Por los huecos de los ascensores quejumbrosos Por los soportales de la plaza principal Por las pensiones de la carretera general Por las almenas de los torreones […]

    Imposible el agua

    Imposible el agua

    Agua imposible en el amanecer del siglo. Emana un sentimiento de pena y decidido estoy a anotarlo todo. Sí. Para luego contarlo, pues que otra pobre cosa puede hacer un gacetillero. Imposible el vino de ese color verde. Añadas venenosas que crecen en las cepas del sueño anotado. Sopor de vasos a medio terminar, turbios […]

Pequeña historia de los dinosaurios

Idioma: Español

Contenido:

Pequeña historia de los dinosauriosEsta “Pequeña historia de los dinosaurios” aborda el tema desde un punto de vista interesante. Huyendo de la estrategia habitual en este tipo de contenidos, que suele ser la relación exhaustiva de familias y especímenes dinosáuricos con sus ejemplares tabulados según tamaños, José Luis Sanz se entrega a la mucho mas interesante labor de explicarnos lo que se sabe sobre dinosaurios y cuáles son las pruebas científicas que soportan ese saber. Bravo por el autor.

Desde el primer fósil de dinosaurio descubierto en 1824 hasta las investigaciones más recientes que mezclan el estudio de restos fósiles de todo tipo (huesos, excrementos, huevos, huellas, contenido estomacal) y bajo distintos puntos de vista (isotópico, composición, dimensiones, formas) con las deducciones basadas en anatomía, geografía y clima, el autor no descuida la tarea de situarnos bien en escena. Nos explica cuáles son las tres grandes familias de dinosaurios: terópodos, saurópodos y ornistiquios, y nos aclara debidamente que grandes reptiles no son dinosaurios: acuáticos y voladores.

El libro transcurre de forma amena y didáctica, mezclando los razonamientos científicos con referencias de la cultura popular, especialmente la cinematográfica, y nos lleva por las particularidades del arte deductivo, casi como si de Sherlock Holmes se tratara, para explicarnos de forma entretenida como de un simple fósil óseo se pueden sacar conclusiones respecto a la alimentación, la morfología cardiaca, la locomoción, el gregarismo, la edad máxima o incluso las enfermedades que padecía un Tiranosaurus Rex.

En lo que en apariencia es un libro dedicado al público infantil y juvenil, se tratan casi todos los temas científicamente interesantes sobre paleontología dinosáurica y además de una forma y se hace buena divulgación científica, entretenida, sólida y que aporta conocimientos.

Mención especial merecen las ilustraciones de Luis Doyague, bellas, cómicas, sugerentes, irreverentes. Otro bravo para él.

Valoración:

De vez en cuando aparecen algunos libros de divulgación científica que dan en el clavo, y esta “Pequeña historia de los dinosaurios” es uno de ellos. Para mí, estos libros tienen un valor tremendo, pues llevan información valiosísima en un vehículo que se ha construido de forma especialmente atractiva por ese injustificado prejuicio que a veces existe contra los libros de ciencia.

José Luis Sanz demuestra que se puede transmitir ciencia entreteniendo, ilustrando, razonando. Me parece fantástico que además no se haya inhibido en los abundantes ejemplos del libro de insistir en la forma correcta de hacer ciencia y en la importancia clave de no dejarse llevar por la vertiente fantástico-interpretativa, como el caso del creacionismo ya sea de cristianos protestantes o de islamistas, contra el que hace una mención crítica.

Este libro aclara otro de los grandes misterios de la ciencia, que es el de la fascinación infantil (y no tan infantil, como es mi caso) por los dinosaurios. Se trata de la fascinación por lo titánico que sentían nuestros ancestros, la llamada del cíclope.

Un párrafo seleccionado:

“Una cosa es la tradición legendaria de un país, y otra cosa muy distinta las paparruchadas que ciertos grupos religiosos actuales nos quieren hacer creer. Me refiero a los grupos creacionistas ¿Sabes qué significa el creacionismo? Se trata de creencias religiosas radicales, normalmente cristianos protestantes o islamistas. Niegan una de las propuestas esenciales sobre las que descansa la ciencia moderna: que el universo, la Tierra y la vida sobre la Tierra han evolucionado en un proceso que ha durado millones de años.”

Te recomiendo este libro:

Otro libro redondo sobre ciencia que contiene una sabia y dosificada combinación de conocimientos, entretenimiento, cultura y maravillosas ilustraciones; magníficamente presentado con su tapa dura. Un libro pensado para niños y jóvenes desde cinco hasta ciento cincuenta años. Regálalo en Halloween; regálalo en Navidades, regálatelo a tí mismo. No te decepcionará.

Comments

This post currently has 3 responses

Deja tu comentario aquí:

Sidebar



A %d blogueros les gusta esto: