Entradas recientes: Eloy Caballero

    El hombre que midió la Tierra

    Querido hijo: El progreso de mi ceguera es ya innegable y me temo que irreversible. Esta mañana me visitó de nuevo Afar, el médico del faraón y tras diagnosticarme una subida de agua a los ojos, me ha prescrito un tratamiento a base de polvos de galena y granito que sobradamente sé que no tendrá […]

    Neoplatonismo e imagen

    En esta infografía he intentado recoger los principales postulados neoplatónicos referentes a la vista como sentido principal, al viaje del alma en la encarnación, al fenómeno del enamoramiento, al mal de ojo y a la importancia de las imágenes en los procesos de comunicación e influencia sobre los otros.

    Planeta de exilio

    Lo admito. Para ser un planeta de exilio, O-Beja no está nada mal. A la parienta y a mí empezaron echándonos de nuestro pueblo de siempre, Villanueva del Carajal, porque guisábamos caracoles en salsa algunos domingos. Sí, hombre, sí, caracoles a la manera de La Mancha manchega, con picante y chorizo. En aquella época ya […]

    El mediador cósmico

    El mediador cósmico es un tema del arte antiguo común a Mesopotamia y Egipto, y se extiende desde el milenio IV a.c. hasta la época del apogeo persa del siglo V a.c. Se puede encontrar en inscripciones y relieves normalmente asociados a templos o lugares sagrados.  Un dios, o un héroe domina a dos leones […]

    Dos problemas temporales: duración y simultaneidad

    Poincaré identificó en 1898 los dos problemas fundamentales relativos al tiempo como magnitud física clásica con una dimensión escalar: El problema de la duración: ¿Es un minuto de hoy igual que un minuto de hace diez millones de años? El problema de la simultaneidad: ¿Es el ahora de aquí igual que el ahora de la […]

Lamento por Christopher Hitchens

Ha muerto Christopher Hitchens

El pasado 15 de diciembre de 2011, Christopher Hitchens (1949-2011) murió por las complicaciones derivadas de una neumonía, mientras se trataba de cáncer de esófago en un hospital de Houston (Tejas) a la edad de 62 años. Christoper Hitchens se distinguió por su labor periodística y de crítica literaria, llegando a ser reconocido como erudito en su conocimiento sobre sobre Homero o George Orwell (1903-1950). Fue también un intelectual honesto que evolucionó desde posiciones izquierdistas hasta el apoyo a George Bush (1946-) y a la invasión de Irak del año 2003. Durante los últimos años de su vida realizó una gran labor de ateísmo militante y argumentación en forma de libros y debates en contra de las mentiras de las religiones organizadas y las falsedades y mamarrachadas de los libros sagrados.

Inigualable retórico y defensor de la libertad de expresión

Christopher Hitchens era uno de los retóricos más brillantes que he conocido y adornaba sus razonamientos con un profundo e hiriente sentido del humor que no se detenía ante ninguna vaca sagrada, ya fuera el papa Benedicto, la madre teresa de Calcuta o los intimidatorios imanes y clérigos musulmanes.Su concepto de la honestidad intelectual incluía que si crees de verdad que una idea es mejor que la tuya, no es un crimen cambiar, sino una consecuencia lógica del razonamiento argumentado.

Collage con Christopher Hitchens, Henry  Kissinger, Madre Teresa, Benedicto XVI, Dalai Lama, Ghandi

Su defensa de la libertad de expresión como valor que cimenta la civilización que disfrutamos hoy llegó a extremos raramente igualados y no desdeñaba ningún debatede con teólogos católicos, rabinos y hasta con una monja budista, pasando por políticos y gentes de todo pelaje incluido, ya en su época terminal, el mismo Tony Blair (1953-), reciente converso católico.

Hitchens fue además un gran amigo de sus amigos y dio la cara por Salman Rushdie (1947-), acogiéndolo por un tiempo tras la infame “fatwa” del ayatola Jomeini (1902-1989).

Escuchar a Hitchens en un debate o en una entrevista, aunque no estuvieras de acuerdo con él, te dejaba cambiado, desoncertado ante su uso eficaz de los argumentos más elementales para apoyar sus tesis, ante su forma de desvelar las falacias del oponente. Su libro “God is not Great” se vendió como rosquillas precisamente en el cinturón bíblico de USA, los estados del Sur donde el número de creyentes fundamentalistas es más elevado, en base a lo que los mismos creyentes denominaban “conoce los argumentos de tu enemigo”. De esta forma indujo a sus contrarios a hacer el sano ejercicio de pertrecharse de argumentos lógicos para el debate de ideas con el oponente.

He dicho que Hitchens no conocía vacas sagradas y acusaba a Henry Kinssinger (1923-) de responsabilidad en crímenes de guerra, a Mahatma Ghandi (1868-1948) de pretender que todos adorasemos a las vacas, al Dalai Lama (1935-) de proclamarse un rey hereditario y llevar con mano dictatorial al gobierno tibetano en el exilio y a la Madre Teresa de Calcuta (1910-1997)  de ser una fundamentalista y una timadora.

El enfoque Hitchens: Ratzinger en Inglaterra

El cardenal Bernard Law encubrió delitos sexuales contra menores por parte de varios sacerdotes a su cargo en la diócesis de Boston y cuando el cerco legal se estrechó a su alrededor, evitó colaborar con la justicia huyendo a Roma gracias a la colusión del papa Juan Pablo II (Carol Wojtyla). En 2005 Law participó en el cónclave del que Ratzinger salió como papa Benedicto XVI.

Raztinger estaba a cargo del organismo eclesial que redactó el documento titulado De Delictis Gravioribus  que establecía que los canónigos que tienen conocimiento de abusos sexuales cometidos por otros compadres suyos contra menores no están obligados a denunciarlo a la policía, sino que todo se resuelve internamente con la justicia canónica. Cualquier persona no afectada de psicopatía siente asco por esta apología del encubrimiento, pero por lo visto los clérigos católicos no.

Benedicto XVI tenía planeada una visita a Inglaterra en septiembre de 2010 y allí lo iban a estar esperando Christopher Hitchens y Richard Dawkins, al frente de un grupo que amenazaba con presentar una denuncia legal en la que pedían la detención del papa al pisar suelo británico por crímenes contra la humanidad (idea de Hitchens) en su calidad de firmante del famoso documento “De Delictis…” y proponente así de una especie de inmunidad para los clérigos católicos culpables de abuso sexual contra menores.

Pero el cáncer ya acechaba a Hitchens, que en julio de 2010 tuvo que someterse a la disciplina del tratamiento. La falta de su ímpetu, carisma e ingenio probablemente tuvo mucho que ver en el abandono de este intento de arrestar en plena calle y llevar a los tribunales al papa, por parte de un grupo encabezado por un científico ateo militante (Richard Dawkins), y otros personajes de la política (Peter Tatchell), el espectáculo (Stephen Fry) y la abogacía (Geoffrey Robertson) británica, que en algunos medios serios, aunque con un cierto sesgo (Catholic Herald) llegó a calificarse como “un grupo de lunáticos”.

Finalmente el papa pudo visitar Inglaterra, no sin que antes el gobierno británico cambiara la ley sobre jurisdicción internacional. Y es que Geoffrey Robertson ya había avisado de que Inglaterra no debería reconocer el rango de Estado al Vaticano, pues se debía a una concesión otorgada por Benito Mussolini en 1929: El tratado Laterano, también conocido como Tratado de Letrán.

Bernard Law no ha pensado ni en broma en volver por Boston y ha decidido morir como un encubridor. El anterior papa Juan Pablo II, al que algunos ya llaman Juan Pablo II, El Magno está en proceso meteórico de santidad súbita, pero no sabemos como verá Yahvé su colusión para que un encubridor huyera de la justicia.

El ex-papa Benedicto XVI se humilló pidiéndo perdón por los abusos sexuales cometidos por curas católicos prácticamente en cada país que visitó: Estados Unidos, Gran Bretaña, Alemania, Australia…etc, de donde estamos sacando la terrible conclusión de que esto ha sido un mal generalizado. Pero la iglesia sigue aplicando por defecto la doctrina del secreto canónico, aunque el papa celebra audiencias privadas allá donde va para pedir perdón a las víctimas, lo cual indudablemente debe de ser un grandísimo consuelo.

Y Hitchens, al que el diagnóstico de cáncer sorprendió en mitad de este embrollo de película, nos dejó el 15 de diciembre de 2011. Su pronóstico era malo, como en todos los casos de cáncer de esófago, pero el final ha llegado mucho antes de lo que los más optimistas pensábamos: quizás otros cuatro o cinco años de vida…No ha podido ser. Sus amigos dan fe de que ha muerto al pie del cañón, dentro de lo que su enfermedad le permitía, escribiendo artículos, analizando libros, elaborando planes. No somos nada.  Descansa en paz, Christopher Hitchens. El mundo ha perdido un poco de su luz crítica desde que lo dejaste. Ójala los que quedamos sepamos recoger, usar correctamente y transmitir tu legado en beneficio de la razón y la libertad de expresión.

 ¡Oh vida, no habías de comenzar, pero ya que comenzaste, no habías de acabar!

No hay cosa más deseada, ni más frágil que tú eres,

y el que una vez te pierde, tarde te recupera: desde hoy te estimaría como a perdida.

Baltasar Gracián. El Criticón

Comments

So empty here ... leave a comment!

Deja tu comentario aquí:

Sidebar



A %d blogueros les gusta esto: