Suscripciones:

    Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir notificaciones de nuevas entradas.

    Únete a otros 5 suscriptores

    Entradas recientes: Eloy Caballero

    Eternalismo y perspectiva temporal

    Eternalismo y perspectiva temporal

    Espacialmente hablando, si dirigimos la mirada a lo lejos y contamos con la diferencia de alturas apropiada, nuestra vista divisa una apreciable perspectiva. Abstraigámonos por un momento y pensemos en un espacio completamente congelado, estático, sea eso lo que sea. Aunque nada en el universo parece estar en estado estático, parece que nuestra mente si […]

    Pánico en playa dinosaurio

    Pánico en playa dinosaurio

    He aquí la versión en alta definición del collage que acompaña a mi artículo sobre simbología en la película Jurassic World. Los materiales usados tienen origen diverso. La playa y el cielo son un fondo de pantalla de wonderfulengineering.com. La mujer que duerme en la palmera es de un anuncio de revitalizante. El dinosaurio es […]

    El capitán Ajab y la conciencia desequilibrada

    El capitán Ajab y la conciencia desequilibrada

    Herman Melville plantea su novela, Moby Dick, como una alegoría de la sociedad de su tiempo. La sociedad tecnológicamente avanzada se ha lanzado a la explotación indiscriminada de los recursos naturales porque está cegada por el dinero. Los señores tienen ansia de lucro para mantener su posición controladora; los mandos intermedios implementarán las órdenes a […]

    Inteligencia, codicia y crisis financiera

    Inteligencia, codicia y crisis financiera

    Uno de los contrasentidos más grandes de la reciente crisis financiera que no terminamos de superar es el misterio de la inteligencia mal empleada, que se puede resumir así: Siendo evidente que cada vez la gente está más preparada y con más estudios, y que cada vez contamos con más medios auxiliares, es decir, que […]

    El lamento del vendedor

    El lamento del vendedor

    Grité mi súplica en medio del atasco al tipo que conducía el porche-cayén. Expuse mis cuitas al panadero que preparaba la primera hornada del día a una hora indecente. Se lo conté al boticario y a la practicanta mientras jugábamos al mus en la mesa camilla de la trastienda. Pinté un esquema del pozo que […]

El declive de la ciencia antigua

Empieza el declive de la ciencia antigua

El avance que supuso la eclosión científica de la antiguedad, con los mejores momentos de la ciencia griega del período clásico (el milagro griego) y la Biblioteca de Alejandría, se vio interrumpido al final de la edad antigua. Al mundo dejó de preocuparle la investigación y no fue sólo porque a los romanos no les preocupara la ciencia. Empezó el declive de la ciencia antigua. Muchos tratados se han escrito sobre las causas del declive de la ciencia antigua y el estancamiento medieval. El hecho cierto es que a finales del siglo II d. C. se observa ya una clara decadencia en el pensamiento científico; dejan de fluir las ideas nuevas y las aportaciones se limitan a meras compilaciones, transmisiones distorsionadas y reinterpretaciones a peor. Hay dos grandes grupos de causas:

  1. Una transformación ideológica y cultural que pone patas arriba al mundo clásico
  2. Un empeoramiento radical de las condiciones materiales de vida por la guerra continua

Transformación ideológica y cultural en el mundo antiguo

Pese a la postura experimentadora y racional de la ciencia griega, la gran masa de la sociedad estaba en el nivel ignorante, sin acceso a un conocimiento que entonces no se divulgaba. En esos niveles, el mito y la superstición hacían presa fácil. A través de este sustrato penetraban continuamente las influencias irracionales procedentes de las corrientes gnósticas y herméticas de Oriente y Egipto, según las cuales el conocimiento es secreto y no se puede alcanzar por estudio o experimentación, sino sólo por revelación. Así tomó toma fuerza la disparatada idea de que podías aprender algo si escuchabas y seguías a un gurú o iluminado, pero no servía de nada el trabajo, el estudio, la investigación y la experimentación.

Infografía sobre las razones del hundimiento de la ciencia antigua

El cristianismo tuvo una influencia negativa en los primeros tiempos de su consolidación como religión del imperio, pues hubo un rechazo a toda la cultura pagana, de la que la ciencia se consideraba una excéntrica faceta más. Es posible que algunos lectores se sientan incómodos con esta afirmación, pero creo que en los términos expresados, está fuera de toda duda, o sea: en sus etapas iniciales como religión del imperio romano, el cristianismo rechazó la ciencia pagana puesto que contradecía en muchos puntos a las Sagradas Escrituras y se convirtió en uno más de los factores que contribuyó a su estancamiento.

Empeoramiento de las condiciones materiales

Pasados los buenos tiempos de la “pax romana” y los grandes emperadores antoninos (Trajano, Adriano, Antonino y Marco Aurelio) el imperio entró en una crisis de la que ya nunca se recuperó por completo. El continuo estado de guerra terminó por descomponerlo lentamente y arruinó las condiciones materiales que permitían el mecenazgo, obligando a la sociedad a concentrarse otra vez en la inmediata necesidad de supervivencia. El imperio romano de occidente cayó en el año 476 d. C. (Ah! la agonía del imperio romano) , y en Oriente (Imperio Bizantino), pese a la aparente fortaleza y recuperación durante la época de Justiniano, las cosas ya nunca volvieron a ser como antes y el nacimiento de la amenaza islámica sumió a Bizancio en un estado de introspección mística que se prolongó hasta su desaparición en 1453, con la caída de Constantinopla y el fin definitivo de los últimos ecos del mundo antiguo.

La edad media se abrió en Europa. Llegaron los años oscuros para la ciencia y uno de los efectos de su estancamiento fue la ampliación de esa brecha entre los niveles cultos y los ignorantes. La cultura se refugió en los monasterios y en aisladísimos casos de mecenazgo. Los niveles ignorantes estaban más desatendidos y faltos de instrucción que nunca y no tenían más que la imaginación para dar respuesta a las grandes preguntas. No hay que extrañarse de la ingenuidad y extravagancia de sus respuestas, como la del mundo de Cosmas Indicopleustes y su “Topografía Cristiana”.

El gran arquitecto del mundo y el último astrónomo antiguo se observan

Responsabilidad “limitada” del cristianismo en el declive de la ciencia antigua

Aquellos eran años de un cristianismo en proceso de autodefinición y de lucha interna a muerte contra los obispos herejes: Arriano, Nestorio, Priscilo, Pelagio… ¿Cristo y Dios son lo mismo? ¿Uno es padre y el otro hijo?¿Cristo es de naturaleza divina?¿Se puede bailar en misa? ¿El pecado original es un cuento chino? Después de más de tres siglos de persecución, acoso y martirio, el cristianismo había llegado a ser la religión oficial del imperio y en seguida adoptó su misma estructura organizativa con jefes provinciales (obispos), pero también represora, con sus informantes y espías. Frente a una fase inicial de adhesiones sinceras y voluntarias, y tras una primera etapa de convivencia con el paganismo, los esfuerzos del cristianismo se concentraron en la eliminación del contrario y en la purga de personas e ideas para dejar una fe católica limpia de polvo y paja que se pudiera proyectar de forma unitaria y totalizadora por el universo del imperio romano.

Hay muchos que inmediatamente cargan toda la culpa del declive científico contra el cristianismo y lo acusan de actuar como freno y obstáculo al progreso, deteniéndolo varios siglos en lo que se podría llamar “ciencia cristiana”. Ya hemos comentado antes la influencia negativa debida al rechazo inicial de todo lo que sonaba a pagano. Pero la realidad es mucho más compleja y el resto de las causas que hemos mencionado tienen también una importancia considerable. Hay varias ideas erróneas sobre aquellos años oscuros que están muy extendidas en la actualidad. Una de ellas es que se volvió a pensar de forma generalizada que la Tierra era plana y que la idea de una Tierra esférica se perdió en el orbe cristiano y se conservó en la cultura árabe nacida de la expansión del islam, a la que había llegado de la traducción de los escritos clásicos.

La otra se refiere a que el recelo del cristianismo contra la ciencia pagana llegó a tal extremo, que se prohibió por ley el estudio de las matemáticas y la astronomía y se persiguió y castigó con dureza su práctica. Hablaremos sobre esto en el próximo artículo de la serie.


Safe Creative #1201280987268

Comments

So empty here ... leave a comment!

Deja tu comentario aquí:

Sidebar



A %d blogueros les gusta esto: