Suscripciones:

    Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir notificaciones de nuevas entradas.

    Únete a otros 5 suscriptores

    Entradas recientes: Eloy Caballero

    Eternalismo y perspectiva temporal

    Eternalismo y perspectiva temporal

    Espacialmente hablando, si dirigimos la mirada a lo lejos y contamos con la diferencia de alturas apropiada, nuestra vista divisa una apreciable perspectiva. Abstraigámonos por un momento y pensemos en un espacio completamente congelado, estático, sea eso lo que sea. Aunque nada en el universo parece estar en estado estático, parece que nuestra mente si […]

    Pánico en playa dinosaurio

    Pánico en playa dinosaurio

    He aquí la versión en alta definición del collage que acompaña a mi artículo sobre simbología en la película Jurassic World. Los materiales usados tienen origen diverso. La playa y el cielo son un fondo de pantalla de wonderfulengineering.com. La mujer que duerme en la palmera es de un anuncio de revitalizante. El dinosaurio es […]

    El capitán Ajab y la conciencia desequilibrada

    El capitán Ajab y la conciencia desequilibrada

    Herman Melville plantea su novela, Moby Dick, como una alegoría de la sociedad de su tiempo. La sociedad tecnológicamente avanzada se ha lanzado a la explotación indiscriminada de los recursos naturales porque está cegada por el dinero. Los señores tienen ansia de lucro para mantener su posición controladora; los mandos intermedios implementarán las órdenes a […]

    Inteligencia, codicia y crisis financiera

    Inteligencia, codicia y crisis financiera

    Uno de los contrasentidos más grandes de la reciente crisis financiera que no terminamos de superar es el misterio de la inteligencia mal empleada, que se puede resumir así: Siendo evidente que cada vez la gente está más preparada y con más estudios, y que cada vez contamos con más medios auxiliares, es decir, que […]

    El lamento del vendedor

    El lamento del vendedor

    Grité mi súplica en medio del atasco al tipo que conducía el porche-cayén. Expuse mis cuitas al panadero que preparaba la primera hornada del día a una hora indecente. Se lo conté al boticario y a la practicanta mientras jugábamos al mus en la mesa camilla de la trastienda. Pinté un esquema del pozo que […]

Ciencia perseguida en la edad oscura

¿Fue la ciencia perseguida en la edad oscura?

Ya vimos en el artículo anterior de esta serie que no es correcto referirse a los años oscuros como una época en la que todo el mundo pensaba que la tierra era plana. Otra idea asumida sobre ese tiempo es que desde el poder político y religioso se redactaron leyes para perseguir a los pocos que aún practicaban la ciencia. Se trata de un cargo lo suficientemente grave como para no fiarnos de traducciones o interpretaciones y buscar las fuentes legales en el latín original: los códigos Teodosiano y Justiniano. Para entender mejor el objetivo global de estos códigos hay que tener en cuenta que son compilaciones de leyes que se redactan en un ambiente de guerra continua exterior contra las invasiones bárbaras e interior contra las herejías y los restos de paganismo. Después de un repaso concienzudo de ambos códigos, he encontrado unos artículos que hacen referencia a la práctica de las matemáticas.

Infografía sobre la persecución a la ciencia durante la edad oscura

Código Teodosiano (400 d.C.)

http://ancientrome.ru/ius/library/codex/theod/tituli.htm

CTh.9.16.8
Modestum praefectum praetorio. Cesset mathematicorum tractatus. Nam si qui publice aut privatim in die noctuque deprehensus fuerit in cohibito errore versari, capitali sententia feriatur uterque. Neque enim culpa dissimilis est prohibita discere quam docere. Dat. prid. id. decemb. Constantinopoli Valentiniano et Valente aa. conss. (370? 373? dec. 12).
CTh.9.16.12
Caeciliano praefecto praetorio. Mathematicos, nisi parati sint codicibus erroris proprii sub oculis episcoporum incendio concrematis catholicae religionis cultui fidem tradere numquam ad errorem praeteritum redituri, non solum urbe Roma, sed etiam omnibus civitatibus pelli decernimus. quod si hoc non fecerint et contra clementiae nostrae salubre constitutum in civitatibus fuerint deprehensi vel secreta erroris sui et professionis insinuaverint, deportationis poenam excipiant. Dat. kal. feb. Ravennae Honorio VIII et Theodosio III aa. conss. (409 febr. 1).

Y he aquí mi traducción literal, conservando el orden de frase del latín, y abierta a comentarios:

CTh.9.16.8. Que cesen los tratados astrológicos. Pues si el que de forma pública o privada, de día o de noche aprehendido fuera en este engaño, en ambos casos herido sería con la sentencia capital. No tendrá desigual culpa decir o enseñar.
CTh.9.16.12. Los astrólogos, si no están preparados para los engaños de sus códices ante los ojos del obispo del culto de la fe católica entregar y en incendio quemar, y nunca los engaños pretéritos repetir, no solo en la ciudad de Roma sino también en todas las ciudades de la “piel” (el imperio) decretamos:… si esto no hicieran y contra la establecida clemencia de nuestra ciudadanía fueran aprehendidos o sus engaños y profesión en secreto insinuaren, la pena de deportación les espera.

Código Justiniano (500 d.C.)

http://web.upmf-grenoble.fr/Haiti/Cours/Ak/
9.18.0. De maleficiis et mathematicis et ceteris similibus.
9.18.2. Artem geometriae discere atque exerceri publice intersit. Ars autem mathematica damnabilis interdicta est
9.18.5. Nemo haruspicem consulat aut mathematicum, nemo hariolum. Augurum et vatum prava confessio conticescat. Chaldaei ac magi et ceteri, quos maleficos ob facinorum magnitudinem vulgus appellat, nec ad hanc partem aliquid moliantur. Sileat omnibus perpetuo divinandi curiositas. Etenim supplicium capitis feret gladio ultore prostratus, quicumque iussis obsequium denegave.
9.18.7. Imperator Constantius . Etsi excepta tormentis sunt corpora honoribus praeditorum (praeter illa videlicet crimina, quae legibus demonstrantur), etsi homines magi, in quacumque sint parte terrarum, humani generis inimici credendi sunt, tamen quoniam qui in comitatu nostro sunt ipsam pulsant propemodum maiestatem, si quis magus vel magicis contaminibus adsuetus, qui maleficus vulgi consuetudine nuncupatur, aut haruspex aut hariolus aut certe augur vel etiam mathematicus aut narrandis somniis occultans artem aliquam divinandi aut certe aliquid horum simile exercens in comitatu meo vel caesaris fuerit deprehensus, praesidio dignitatis cruciatus et tormenta non fugiat.

Es decir:

9.18.0. De los malhechores y astrólogos y otros similares

9.8.2. El aprendizaje y la enseñanza de las artes geométricas es de interés público, pero las artes matemáticas (astrológicas o adivinatorias) quedan proscritas y condenadas…etc

Alegoría del cierre de academias que confirma la entrada en la edad oscura

Contra la superstición y la adivinación

El término  latino “mathematica” tiene la aceptación principal de “matemáticas”, pero en aquella época se aplicaba principalmente a la astrología debido a los complicados cálculos que eran necesarios para trazar una carta astral. Los astrólogos eran los calculistas más refinados de su tiempo, pero las lecturas precipitadas han llevado a algunos a sacar conclusiones erróneas. Los códigos Teodosiano y Justiniano no persiguen a los matemáticos, sino a los astrólogos, y elogian el artem geometriae, es decir las matemáticas.

http://www.latin-dictionary.net

mathematica, mathematicae, n

declension: 1, gender: F; 1. astrology; 2. mathematics

Pero en una época inestable, de ignorancia extendida y sin garantía de justicia se terminó persiguiendo todo lo que contradecía las sagradas escrituras. Se cerraron academias y medraron los odiosos informantes para denunciar a herejes reales o falsos, de cuyo patrimonio luego se podían apoderar impunemente. El poder político, harto de los inacabables conflictos heréticos y guerras, hizo suyo el deseo de higiene doctrinal de las jerarquías eclesiásticas, y trabajó para dejar una fe católica de pensamiento único; un sistema limpio y ordenado que ayudara a meter en vereda a un mundo que se le había escapado de las manos. Estudiar los astros fue a veces denunciado como adivinación. Los cuadrantes y astrolabios tachados de instrumentos diabólicos y destruidos. Escuelas cerradas, filósofos y sabios exiliados o deportados, altercados y linchamientos con y sin obispos instigadores…

Estancamiento científico

El cristianismo no es el culpable, ni el máximo responsable del fin de la ciencia antigua. El rechazo inicial contra la cultura pagana y politeísta, se transformó en aceptación de su legado científico por parte de unos padres de la iglesia que, conscientes de la riqueza que heredaban, concentraron sus esfuerzos en hacer compatibles los postulados científicos con las sagradas escrituras.

Pero encajar el progreso científico con la compilación sacerdotal judía del Antiguo Testamento o la apología “jesusita” del Nuevo resultó una tarea titánica y absurda. Se originó un conflicto en el que la ciencia se humilló y aceptó el papel de servidora de una religión que, personificada en sus jerarcas, no dudaba en ejercer la coacción para seguir detentando el monopolio de una verdad que por narices tenía que entrar en el corsé bíblico.

No se persiguió a la ciencia por ley durante los años oscuros. La realidad histórica es bastante más compleja de lo que pueden implicar unas afirmaciones tan genéricas y el etiquetado o encajonado de las cuestiones del pasado siempre implica un empobrecimiento de su comprensión cabal. La edad oscura fue el tiempo de los recopiladores, anotadores, comentadores y traductores; el conocimiento se preservó y se transmitió, pero apenas se realizaron nuevos avances.


Safe Creative #1306265328354

Comments

This post currently has 3 responses

    • Es verdad que el caso de Hipatia de Alejandría suele citarse como paradigma de persecución a la ciencia en el comienzo de los años oscuros y después de la película Agora, de Alejando Amenábar, se ha extendido la versión de los hechos que apunta al obispo Cirilo como instigador y a la turba de parabolani como ejecutores. Por desgracia no existe una fuente fiable y original a la que recurrir para conocer la realidad de este caso, solo ecos de algún autor posterior y opiniones modernas que buscan primero defender sus propios intereses o atacar los ajenos.
      No existe un Codex Iustinianus que refleje por escrito lo que realmente le pasó a Hipatia, pero aunque fuera lo que cuenta Agora, seguiría siendo falso que se persiguió a la ciencia por ley.

Deja tu comentario aquí:

Sidebar



A %d blogueros les gusta esto: