Entradas recientes: Eloy Caballero

    Tocino y velocidad

    Tocino y velocidad

    Va uno soltando amarras, así, como quien no quiere la cosa En un pispás, adiós al paraíso de la infancia, al país de Nunca Jamás Allí seguirá Peter Pan, jugando al poliladra y al churro, churrera Sacando frendis del redondel con su chavo de hierro Y cambiando estampas de animales y futbolistas Con la nueva […]

    Radio Marte

    Radio Marte

    A la hora de la comida En Radio Marte Dan el parte Cuentan cosas de la vida De la gente del planeta rojo Eligieron cosmo-papa Se arregló la pata un cojo Se cosechó la patata Se puso el alma en remojo En nuestra terraza con vistas al ecuador sintonizamos la onda y hacemos traza de […]

    O sea, flipo

    O sea, flipo

    ¿Qué? Lombrices en las cejas y tocino en el alma Boinas en los pies y humo en la camisa Grasa en las rodillas y vermú para el perro Churros en el aire y asfalto en la cocina Sed, mucha sed Urracas que van a la peluquería Gafas de culo de vaso que muestran la verdad […]

    Vienen cabras en tropel

    Vienen cabras en tropel

    Por entre los cartones viejos de la abadía Por las ventanas rotas de la nunciatura Por las huertas de melones y sandías Por las avenidas de la amargura Por los huecos de los ascensores quejumbrosos Por los soportales de la plaza principal Por las pensiones de la carretera general Por las almenas de los torreones […]

    Imposible el agua

    Imposible el agua

    Agua imposible en el amanecer del siglo. Emana un sentimiento de pena y decidido estoy a anotarlo todo. Sí. Para luego contarlo, pues que otra pobre cosa puede hacer un gacetillero. Imposible el vino de ese color verde. Añadas venenosas que crecen en las cepas del sueño anotado. Sopor de vasos a medio terminar, turbios […]

Ciencia, magia y religión en el Quijote

Ciencia, magia y religión

Ciencia, magia y religión son hoy, al menos desde el punto de vista racional, conceptos claramente distintos y separados, que sólo se solapan cuando usamos el lenguaje de forma figurada. Pero al principio de la civilización, estas tres materias eran aspectos complementarios de la misma substancia: el culto a la naturaleza y el intento de ganarse su favor, para así usar en nuestro beneficio sus supuestos poderes ocultos.

Tras estos comienzos, ciertamente confusos, la humanidad ha ido comprobando de forma gradual,  con algunos altibajos históricos, cómo la acumulación de conocimientos útiles sobre el mundo natural, era obstaculizada a menudo por el afán de control de las religiones organizadas, y dificultada siempre por el embrutecedor callejón sin salida de las supersticiones mágicas.

La ciencia tuvo una primera época de esplendor en el Mediterráneo Oriental durante el periodo helenístico, entre los siglos III y I a.C., pero la acción conjunta de diversas causas trajo después el prolongado estancamiento medieval, en el que una disciplina metafísica y sin objeto experimental de estudio como la teología, fue considerada la reina de las ciencias. Mientras tanto, el cristianismo, obsesionado con un apocalipsis inminente, contagiado por una visión pesimista de la existencia, y enfocado en la salvación de las almas, aprovechó su asociación con el Estado para impedir la difusión de cualquier propuesta científica incompatible con las Sagradas Escrituras.

Reunión de sabios laicos y eclesiásticos en torno a un globo terráqueo con don Quijote y Sancho aproximándose
Variación sobre la obra de Tito Lessi: Milton visita a Galileo en su casa

El Renacimiento trajo un renovado interés por la cultura clásica, y una aproximación al conocimiento que, todavía impregnada de un cierto sentido mágico de la vida, pugnaba otra vez por el retorno a las formas de la ciencia antigua, incluida la liberación del yugo teológico. Los sabios renacentistas se caracterizan por su trabajo imaginativo y solitario, y por su desdén y recelo respecto a los puntos de vista de sus colegas, cuyas cosmologías y teorías mágicas tendían a despreciar frente a las suyas propias. Pero junto a ellos están todavía muy presentes las fuerzas religiosas, siempre dispuestas a usar todos los medios a su alcance para mantener intactas las verdades de fe de la Biblia. Copérnico permanecerá callado durante cuarenta años por temor al Santo Oficio; Miguel Servet será quemado vivo en Ginebra por su particular visión teológica del problema trinitario; Giordano Bruno será abrasado en Roma por sus concepciones cristológicas; Galileo Galilei será humillado y obligado a abjurar de las conclusiones evidentes de toda una vida de trabajo.

Pero tras la reforma protestante, el posterior fracaso del intento de reunificación del Concilio de Trento, y las horribles guerras religiosas de comienzos del siglo XVII, la Iglesia quedó dividida, y su influencia en el control de las ideas a través de fabulosas maquinarias represivas como la Inquisición, se fue diluyendo poco a poco en los países protestantes. En este marco, se produjo el acontecimiento que marcaría el punto de no retorno en el proceso de deslinde entre ciencia, magia y religión: la revolución científica, cuyo arranque se podría concretar, quizás, en la fundación de la sociedad científica conocida como: la Royal Society de Londres, en el año 1662.

Justo en los años inmediatamente anteriores, es decir, en el periodo que marca el fin del Renacimiento y el comienzo del Barroco, Miguel de Cervantes escribió el Quijote; novela que, con su amplitud y variedad de temas y personajes, constituye un extenso retrato de la España de su tiempo; una auténtica ventana abierta al pasado, que transcurre en un momento clave para el estudio del proceso histórico de disociación entre ciencia, magia y religión.

Composición figurada sobre temas caballerescos y molinos de viento quijtescos
El mundo de los caballeros andantes: molinos, hipogrifos y entuertos que desfacer

Paradójicamente, en el mismo instante en el que la teología o, como diría Sancho, la tología, dejó de ser considerada como la reina de las ciencias, estas empezaron su avance imparable, mientras aquella quedaba rumiando viejos y superfluos problemas, como el retraso del apocalipsis, la naturaleza de Cristo o el misterio de la Santísima Trinidad. Curiosamente, cuando la magia y la mística quedaron excluidas de los talleres y los laboratorios, las pautas del mundo natural empezaron a revelarse. La luz de la razón permitió, a lo que Cervantes llama en el libro: la verdad maravillosa de la ciencia, empezar a progresar en solitario, libre ya de la coacción religiosa y del letargo mental al que induce el pensamiento mágico.

Para mi sorpresa, lo que yo esperaba que fueran unas pocas referencias y anécdotas, capaces de ser contadas en uno o dos artículos, ha resultado ser todo un mundo quijotesco, pero también científico, mágico y religioso a su manera. Ese era el mundo de la España de los años 1604-1615: una desigual amalgama de reinos que, aglutinada bajo la Corona de los Austrias, autoproclamada como defensora de las esencias católicas frente las amenazas turca y protestante, y gobernada con una incompetencia colosal, que muchos disculpan como inevitable en el marco de la época, y a la que probablemente don Quijote calificaría de prevaricadora, porfiaba ya inútilmente por conservar su posición como dueña y señora de la política europea.

Ojalá mis palabras sean capaces de transmitir al menos una parte del disfrute que ha supuesto para mí la relectura detenida, repetida y anotada del Quijote; un libro al que aprendí a querer ya de niño, mientras el profesor de lengua nos hacía aquellos largos dictados, cuya detallada prosa yo escuchaba con impaciencia, desdeñando todo lo que no fueran las ocurrencias idiomáticas de Sancho, y esperando impaciente el siguiente enfrentamiento del hidalgo con un gigante, un ejército, un león o un hipogrifo.

Este es el prólogo de mi libro:

Ciencia, magia y religión en el Quijote, por Eloy Caballero
Ciencia, magia y religión en el Quijote, por Eloy Caballero

Comments

So empty here ... leave a comment!

Deja tu comentario aquí:

Sidebar



A %d blogueros les gusta esto: